La cooperación entre marcas: alquimia en el mercado

Una de las herramientas más poderosas para el crecimiento de tu marca es aprender a comerciar con los superpoderes

Actualizado el 06 de agosto del 2020
Tiempo de Lectura: 2:15 mins.

Quizás seas parte de la gran mayoría de emprendedores que piensa que su negocio sólo obtendrá beneficios de la venta directa y que las únicas relaciones que han de desarrollarse con otras marcas son cliente, proveedor o competencia.

Estás viendo la mitad del panorama.

La mayoría de los negocios no prosperan por  falta de recursos; su problema principal es que no los ven todos; existen, son igual de útiles pero no pertenecen al mundo material.

Quiero que veas dos formas de impulsar tu proyecto sin necesidad de (tanto) dinero: 

  1. Conociendo otras formas de riqueza y
  2. Usarlas para darle potencia a tu proyecto  

La cooperación entre marcas 

Existe el mito de que  cooperación y  competencia son mutuamente excluyentes. Estudios muestran que es mucho más efectivo adoptar ambos modelos que quedarse en uno solo.

Cuando dos o más marcas que han trascendido la ilusión del dinero y se juntan para intercambiar sus riquezas en todos los niveles de su existencia, cada una de ellas podría experimentar poderosos Boosts o impulsos adicionales en sus caminos.

Para obtener beneficios tangibles de la cooperación, tu marca debe abrirse y prepararse para dar y recibir alguna combinación de alguno de estos bienes:

  • Servicios
  • Espacio
  • Promoción
  • Enseñanza
  • Información
  • Contactos
  • Herramientas
  • Recursos

La cooperación es un tipo de intercambio donde la moneda es el valor.

El problema del precio

La mayoría de intercambios se frustran por disparidad de precios: las partes no logran ponerse de acuerdo pues lo que tienen para intercambiar tiene precios de mercado imposibles de emparejar.

La clave es enfocarse en el valor, no en el precio.

Los intercambios no son para todos; trabajar con marcas que operan en niveles distintos al tuyo en la pirámide de la prosperidad podría resultar en una mala experiencia.

Marcas sintonizadas en frecuencias similares podrán encontrar un balance entre lo que tienen para ofrecer y lo que han de recibir, solo si consideran todos los factores involucrados, no solo el económico; toca considerar:

  • Cuántos procesos quedarían desbloqueados al recibir esa pieza que te falta, por más chica que sea
  • Tu experiencia y aprendizaje al participar en el intercambio
  • Tu ganancia emocional en el proceso de ayudar a otro
  • El provecho promocional de haber participado en el intercambio
  • El aprendizaje generado para tu comunidad, a través de tu experiencia

Cooperar y ganar no es siempre lo mismo

En estos intercambios siempre sale perdiendo el más improvisado. Aquí la preparación y la planificación es la clave.

Debes aprender a recibir y dar de forma seria:

  1. Definir exactamente qué necesitas y cómo lo vas a integrar a tu plan
  2. Generar acuerdos y respetarlos a toda costa
  3. Descubrir y operacionalizar todos los recursos que tengas por ofrecer
  4. Generar valor espontáneamente (conocimiento, experiencias, canales)
  5. Establecer políticas y mesura para los recursos que ofreces 
  6. Dedicar parte de tu promoción y difusión para apoyar la cooperación

Imagina un oficio configurado para beneficiarse y beneficiar a otros en muchos niveles de intercambio: una experiencia multidimensional con el potencial convertirse en tu nuevo modo de vida.

Emocionaligencia: La inteligencia emocional de Rafael Juárez, Coach Ikigai & Psicólogo Online