Spanish English French

Miedo y Apego, el dúo dinámico de nuestra pobreza

Los dos villanos más fastidiosos de nuestra película.

Actualizado el 20 de octubre del 2020
Tiempo de Lectura: 3.43 mins.

Mucho se habla de la dificultad para superar traumas, rencores, apegos que nos impiden evolucionar. Gurús, maestros y sanadores buscan proveernos de recetas, meditaciones, rezos y hechizos para ayudarnos a superarlos. 

Pero el éxito de cualquier técnica depende de cuán hábil seas manejando tus emociones, sobre todo la más difícil de manejar:

El miedo

"La peor epidemia es el miedo" es algo que estoy harto de escuchar; "no tengas miedo" me hace vomitar; son palabras que me suenan vacías e inútiles.

Aún así veo cada vez más de eso en la calle, veo miedo a cosas que siento inofensivas, veo miedo en gente que solía ser fuerte, veo miedo hecho producto y marketing.

La palabra miedo ha perdido impacto pero la emoción está tomando el control.

Por eso he decidido intentar ayudar a tu lado intelectual con ideas poco ortodoxas y un poco "fuera de la caja" para que aprendas a entender, desmitificar y desarmar a tu peor enemigo. Tu me avisas si he tenido éxito o no.

Miedo a no ser, a morir, a sufrir, a no tener, a no trascender, a enfermar, a no poder, a no importar, a no amar ... a no ser amado.

Criados como chihuahuas

Tus padres te enseñaron casi todo usando el miedo como paradigma principal; miedo a perderte, a que te enfermaras, a que sufrieras, etc.

Educamos a nuestros hijos más o menos de la misma manera.

Trabajamos movidos casi exclusivamente por el miedo a no poder pagar la cuentas o adquirir cosas.

Infinidad de parejas y familias tóxicas no sanan por miedo a perder al otro.

La sociedad católico / romana  / consumista / asalariada / globalizada en la que vivimos (esa que tus padres creen que es la única que  existe) funciona alimentándose de las emociones más densas entre las cuales el miedo y la adoración son las más intensas.

El miedo a la muerte define en gran medida nuestro estilo de vida.

Deconstruir es la clave

El miedo es un mecanismo primario del ego que nos aferra a este mundo.

El miedo es una respuesta primitiva, básica e irracional que nos sirve para proteger nuestra integridad física cuando somos chiquitos, como el reflejo de mamar.

A medida que crecemos (espiritualmente), el miedo debería evolucionar a otros mecanismos de supervivencia más complejos y funcionales, menos irracionales, más inteligentes.

Sin embargo muchos nos quedamos "pegados" en fases infantiloides, permaneciendo asustados y luego llamando a eso "personalidad".

El miedo es un mecanismo de alerta, es una herramienta emocional, no una enfermedad;  lo sensato de hacer ante el miedo es escuchar y entender sobre qué  está avisándote ya que  ahí encuentras un aspecto de tu ego que debes trabajar.

La vida te exige que seas productivo y dediques tu vida a organizaciones a las que le viene de puta madre que seas temeroso (manipulable), eso  es lo que nos hace trabajar esas horas  extra que  ellos necesitan.

El desmotivar sistemáticamente la evolución de la inteligencia emocional es parte vital del programa educativo y laboral en las ciudades; por eso la mayoría de adultos de hoy son niños mal criados, emocionalmente hablando.

No estás acostumbrado a analizarte, retarte, salir de la zona de confort ni trabajar en vencer tus miedos; más bien a llegar a un nivel medianamente productivo y ya dejar zarpar ese barco llamado "así soy yo y no voy a cambiar".

De ahí en adelante tus miedos sólo se van haciendo mas añejos, invisibles, parte de ti. 

Hasta aquí es sencillo de entender, pero se complica cuando tramos a escena al hermano gemelo del miedo:

El apego

El apego es la cara proactiva del miedo. Nos apegamos a lo que nos ayuda a crear la ilusión de que la amenaza es mitigada. 

El apego es la cara bonita del miedo. Nos aferramos a relaciones parentales, filiales y románticas y construimos  toda una cultura en base a la necesidad de que éstas sean permanentes, de que se nos garantice que así será por siempre; para poder dejar de tener miedo a estar solos... con nosotros mismos.

Es la cara consumista del miedo. Nos rodeamos de bienes materiales, logros, proyectos, éxito y ambición para poder vivir la experiencia de control en el plano material que es el único donde podemos hacerlo. Mientras vivimos en esa ilusión se nos olvida temporalmente el miedo.

Y se nos va la vida, se nos va el tiempo para crecer, en gestionar apegos.

Nos apegamos a cualquier cosa que nos haga sentir seguros.

Y así como el miedo, el apego es otro mecanismo primitivo que funciona en estadios tempranos de tu historia y que toca eventualmente abandonarlo para poder trascender... como serpiente que abandona una piel.

Y duele.

Duele tanto porque le invertimos mucho, porque es nuestro último bastión ante ese miedo que nos convierte en bebés. 

Pero nada de eso  tiene porqué seguir siendo así! Aprende cómo dejar de tener miedo.

Blog de Inteligencia Espiritual

Compartimos nuestro aprendizaje en el camino del despertar de la conciencia y la evolución de la inteligencia colectiva. Espiritualidad y crecimiento personal para todos.

Blog de ikigai e inteligencia emocional

Psicología emocional -Out of the Box- que te ayudará a atar cabos, adquirir poderes y dejar atrás todo lo que te limita

Blog de inteligencia de marca

Este blog te ayuda a construir tu chiringuito digital y vivir de eso.
Created by: Rafael Juárez: Ikigai Coach , Psychologist & Writer